jueves, 21 de julio de 2011

Una mancha en mi camisa



Es muy breve la historia. Y lo es por que así deben ser las cosas reales. Imaginad un restaurante. En la barra una pareja joven, de veinte o pocos años más. Él cercano a su oído susurrando quien sabe qué. Ella besando su mano, sin prisas, calmada ... sonriente. Ella levanta la cabeza y le mira. Yo, embelesado de la mirada que descubro en ella. Es brillante, sincera, segura, llena de vida, la que todo lo da por que todo lo recibe ... enamorada.
Hacía tanto tiempo que no encontraba una mirada así. Ha sido tan especial el momento. He sentido tanta felicidad ajena. Tanta envidia de él ... de ella. Nunca olvidaré estos ojos tan brillantes.
Solo espero que mis ojos puedan encontrar para si una mirada igual. De momento me conformo, con ser capaz de limpiar la mancha de helado de chocolate con caramelo que el instante ha dejado en mi camisa.
Solo deseo que tu puedas mirarme con la misma seguridad y el mismo amor.
Te quiero aún y siendo una gran desconocida.
Te amo deberías saberlo ya.
No tardes en llegar.

4 comentarios:

Miss Poison dijo...

que dulce! esa mirada es la que todo ansiamos cuando no estamos con la persona amada.
Besos

Mataco_el22 dijo...

Hermosa historia...
Aunque te sigo por el post anterior... "es mas que un juego" Muy bueno... Es mas, nose si es de tu autoria, pero lo copio.
Espero que te guste mi blog tambien y me sigas

http://cambiatumundoo.blogspot.com/

MORGANA dijo...

Uffff,me has emocionado.Esas miradas que lo dicen todo.Deseo que pronto se de cuenta y puedas mirarla así.
Un abrazo enorme.

Lynn dijo...

que lindo!
son esas miradas que te llenan el alma y te dan la fuerza para seguir viviendo.

espero que esa mirada no se tarde mucho en llegar a ti.
suerte! :)